CENA CLUEDO

El Papa Francisco lanzó un mensaje a los jóvenes, y es que estamos llamados a “hacer ruido”, a no pasar desapercibidos y aportar algo a la comunidad. Esta llamada nos inspiró a organizar un proyecto de recogida de fondos para un orfanato de Palestina.

Como todos los principios, fue difícil dar forma al proyecto. ¿Qué podíamos hacer los jóvenes para conseguir recaudar fondos, y que fuera a la vez algo original y llamativo?

Por fín dimos con una solución que aceptamos todos de forma unánime: Una cena cluedo. Algo que nunca antes se había hecho y que causó mucha expectación. Nos dividimos en varios grupos para organizar la cena: Guionistas, ambientación y animación, logística y cocina, y actores.

Nuestro objetivo era hacer una cena solidaria, pero amenizarla con un pequeño teatro en el que los comensales tuvieran que participar también. Para ello transportamos al público a una cena de gala en un tren de los años 20, donde compartieron vagón con otros pasajeros de lo más dispares: desde un monaguillo, un grupo de mafiosos o una familia adinerada.

Fueron testigos del  terrible asesinato del cura Pietro, que apareció sin vida en su habitación, y por consiguiente, todos eran sospechosos de haber cometido el crimen, por lo que con la ayuda de dos detectives, que fueron guiando la investigación de los hechos, y con la colaboración del público, pudieron solucionar el caso. Y para agradecerlo, premiamos a aquellas mesas que estuvieron más atentas a las pistas que los sospechosos iban dando.

Fue tal el éxito que resultó de la primera edición, que tuvimos que organizar una segunda para toda esa gente que quería descubrir que estaba pasando en Las Fuentes.

EL FIN BENÉFICO

Ya en verano, y como parte de nuestra peregrinación a Tierra Santa, pudimos entregar en persona al orfanato “Hogar Niño Dios” de Belén los 1600€ recaudados entre los asistentes a la cena y las donaciones para la “fila cero”, así como lo que recaudamos con el desayuno solidario que organizamos junto a Cáritas.